Turrón de avellanas

¡Comenzamos con los turrones!. Ya quedan pocos días para Navidad y ya apetece ir comiendo algún turrón. La verdad es que ahora me aguanto y apenas como algún trocito y así llego a los días previos a la Navidad con muchas ganas de comer turrón. Como todavía no hemos puesto ni el árbol, ni el Belén no estoy metida en el ambiente navideño, ¡menos mal!, así no como tanto dulce.

Éste es un turrón parecido al turrón blando, pero en vez de almendras está hecho con avellanas.

Lo mejor es hacerlo como mínimo tres o cuatro días antes de consumirlo para que se absorba el aceite que suelta y quede de textura perfecto. Además cuanto más tiempo de reposo más sabor coge.

Hay que estar pendiente de él al hacerlo porque si nos pasamos de tiempo al triturarlo nos quedará muy aceitoso y tendremos que dejarlo en reposo más días e ir absorbiendo el aceite sobrante con papel de cocina. Si no lo trituramos lo suficiente nos quedará demasiado duro. Otra cosa importante es tostar las avellanas en el horno aunque ya las compremos tostadas, porque de esta forma soltarán su aroma y un poco de aceite.

Éste es el tercer año que le hago y ya es uno de los fijos, ¡nos encanta!, sobre todo a mi suegra. Tengo alguna caja de madera como la de la foto que he ido guardando durante estos años y me sirven para guardar los turrones que hago y así se conservan perfectamente.

¡Espero que os guste!.

 

  • Ingredientes:

– 500 gr. de avellanas tostadas

– 250 gr. de azúcar

– 1 cm. de vaina de vainilla

 

  • Preparación:

Precalentamos el horno a 170º y tostamos las avellanas (aunque las compremos ya tostadas también lo hacemos) durante 10 o 15 minutos. Sacamos y dejamos que enfríen totalmente.

En el vaso de la Thermomix, echamos el azúcar y el trozo de vainilla. Pulverizamos durante 1 minuto, a velocidad progresiva 5-7-10.

Añadimos las avellanas y programamos 20 segundos, a velocidad 6. Miramos por el bocal y si está demasiado duro, programamos 5 segundos más a la misma velocidad, para que vaya soltando el aceite. Tiene que quedar como una masa, con un poco de brillo por el aceite que empieza a soltar. Para conseguirlo iremos añadiendo de 5 en 5 segundos, a velocidad 6 y siempre mirando por el bocal hasta conseguir este punto justo.

Vertemos en una caja de madera forrada con papel vegetal, prensamos bien (ponemos peso encima para que se prense) y dejamos reposar unos tres días.

Si ha soltado demasiado aceite, iremos poniendo encima papel de cocina, cambiándolo de vez en cuando (un par de veces al día), hasta que se vaya absorbiendo. En este caso habría que dejarlo reposar más días.

Si no tenemos caja de madera lo podemos echar en un molde de silicona o tupper y utilizaremos el papel de cocina para que se absorba el aceite sobrante.

  • Decoración: colocamos unas avellanas encima de la tableta de turrón.
  • Fuente: Receta de «María Antonia Martínez».
Comparte ahora en ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

24 Comentarios

  • margel

    Buenas tardes dices que hay añadir de cinco en cinco segundos a velocidad seis
    pero el k hay que añadir?
    Gracias

    Contestar
    • Elena

      Hay que añadir el tiempo, es decir tienes que comprobar como va quedando la pasta y en función de eso vas programando unos pocos segundos más hasta que quede en su punto. Un saludo.

      Contestar
  • ALMUDENA ALVAREZ PEREZ

    Hola. Estoy haciendo el turrón ahora mismo. Es necesario poner el papel vegetal en el molde (yo uso tupers), no se podría hechar directamente para que coja mejor la forma?

    Contestar

Deja un Comentario