Tarta de fresas con crema de queso

Ya se que hoy es lunes y en vez de empezar la semana con una receta ligera la empezamos con una pedazo de tarta, pero es que hoy es mi aniversario de boda, ¡¡¡13 añitos ya (y espero que sean muchísimos más)!!!, así que estamos de celebración.

Bueno, eso no es cierto del todo porque lo celebramos ayer con nuestras niñas y hoy es día de trabajo, reuniones, cole, natación, …

Esta tarta la hice el sábado, aprovechando una caja de fresas que acababa de comprar. Ésta es una de la frutas preferidas de los cuatro y como estamos en temporada y en el mercado hay unas fresas buenísimas, todos los fines de semana compramos una cajita. La merienda de las niñas en el fin de semana suelen ser fresas con leche y azúcar para la mayor y fresas al natural para mi peque, a mi marido y a mí nos encantan con nata montada o con esta crema de queso (si no queréis poner tanta cantidad en la tarta, lo que os sobre, lo mezcláis con fresas troceadas y ya veréis que ricas están).

La tarta es un bizcocho genovés, mojado con almíbar de vainilla y relleno y cubierto por mermelada dY fresa, crema de queso y fresas. Otra opción, por si no os gusta el queso, es hacerla sólo con nata montada.

¡Espero que os guste!.

Tarta de fresas con crema de queso

 

  • Ingredientes:

* Para el bizcocho:

– 4 huevos (a temperatura ambiente)

– 120 gr. de azúcar

– 1 cucharadita de azúcar vainillado o esencia de vainilla

– 120 gr. de harina de repostería

– 1 pellizco de sal

* Para el almíbar:

– 100 gr. de agua

– 100 gr. de azúcar

– 1 cucharadita de pasta de vainilla (o 2 cucharadita de aroma de vainilla)

* Para la crema de queso:

– 500 gr. de nata líquida para montar (con mínimo 35% m.g.), muy fría

– 350 gr. de queso Philadelphia frío

– 120 gr. de azúcar glas

* Para el relleno y decoración:

– 6 cucharadas de mermelada de fresas

– 400 gr. de fresas naturales

Tarta de fresas con crema de queso

 

  • Preparación:

1.- Bizcocho:

Precalentamos el horno a 180º.

Colocamos la mariposa en las cuchillas y vertemos en el vaso los huevos, el azúcar y el azúcar vainillado. Programamos 6 minutos, temperatura 37º y velocidad 4.

Cuando acabe este tiempo, volvemos a programar otros 6 minutos, a velocidad 4 (sin programar temperatura).

Añadimos la harina y la sal, echándolas alrededor de la mariposa. Programamos 4 segundos, a velocidad 3.

Retiramos la mariposa y, con la espátula terminamos de envolver la mezcla con cuidado.

Vertemos es preparación en un molde desmoldable de 21-22 cm. de diámetro, engrasado con mantequilla. Golpeamos suavemente sobre la encimera para que la masa se distribuya bien, la superficie quede regular y no se formen burbujas de aire en el bizcocho. Horneamos durante 25-30 minutos, a 180º.

Sacamos del horno, esperamos 10 minutos a que temple, desmoldamos y dejamos que enfríe completamente sobre una rejilla.

2.- Almíbar:

Mientras se hornea el bizcocho, en un cazo ponemos el azúcar y el agua.

Lo ponemos a calentar hasta que hierva, retiramos del fuego, incorporamos la vainilla, mezclamos y dejamos templar. Reservamos.

3.- Crema de queso:

En el vaso limpio y seco, colocamos la mariposa en las cuchillas y echamos la nata (tiene que estar muy fría). Programamos a velocidad 3½, sin programar tiempo y hasta que veamos por el bocal que está montada. Retiramos del vaso y reservamos en un bol grande.

Sin lavar el vaso y con la mariposa en las cuchillas, echamos el queso y el azúcar glas. Programamos 30 segundos, a velocidad 3.

Retiramos la mariposa de las cuchillas y vertemos esta crema en el bol junto con la nata montada. Mezclamos suavemente con la espátula, mediante movimientos envolventes.

Podéis poner esta crema en una manga pastelera con boquilla de estrella abierta.

4.- Montaje y decoración:

Cuando el bizcocho esté completamente frío, lo partimos por la mitad transversalmente para tener 2 discos (si la superficie nos ha quedado con copete, lo cortamos para que quede lisa).

Colocamos el disco inferior en el plato donde vayamos a servir la tarta y lo mojamos con la mitad del almíbar de vainilla. Encima extendemos 3 cucharadas de mermelada de fresa y sobre ésta, echamos una buena capa de crema de queso.

Lavamos y cortamos el rabito de las fresas. Las partimos por la mitad y colocamos estas mitades sobre la crema de queso, cubriendo toda la superficie.

Sobre las fresas, ponemos el otro disco de bizcocho, lo mojamos con el resto del almíbar y extendemos las otras 3 cucharadas de mermelada de fresa.

Echamos otra buena capa de crema de queso (que quede gordita, como la anterior) y la cubrimos con fresas partidas por la mitad.

Reservamos en el frigorífico hasta el momento de servirla.

Tarta de fresas con crema de queso

50 comentarios en «Tarta de fresas con crema de queso»

  1. Hola, Elena,

    Con un poco de retraso pero ante todo ¡¡¡felicidades por esos 13 añitos y que sean muchísimos más!!!

    He descubierto hace poco tu blog y me tiene enamorada, eres una artista!!!! Y me he estrenado con esta tarta, el otro día, para un cumpleaños familiar. ¡¡¡Impresionante!!! Me quedó genial, de aspecto precioso como la tuya, y sabor inmejorable. Asi que ¡¡¡mil gracias!!! Por esta receta, y por todas las demás que voy curioseando y poco a poco iré haciendo, porque lo explicas tan bien y pones fotos tan bonitas, que dan ganas de ponerse a hacer todas las recetas de tirón. 🙂

    Un abrazo tocaya!!!

    Responder
  2. Hola Elena,
    Tengo que preparar una tarta para una merienda de fiesta y estaba pensando en esta. Si la hago el día antes y la meto en la nevera, estará buena? Cuándo habría que sacarla, media hora antes de comer?
    Estoy entre esta y la Sacher, cuál es más buena y cuál lleva más trabajo? Tengo un bebé y una niña de 2 años y no doy abasto! Muchas gracias.

    Responder

Deja un comentario