Tarta de calabaza

Ya llega Halloween y es época de «calabazas», ¡qué ricas!

Esta tarta la hice por primera vez hace 10 años (la publiqué en el blog en octubre del 2.012) y ya me gustó mucho, pero la hice sin la cobertura de nata montada. Desde que hace unos años le añadí esa cobertura, se ha convertido en una de nuestras tartas favoritas del otoño. ¡Está espectacular! así que había que rescatarla, actualizando la receta y la foto. 

La calabaza la aso en el horno porque aprovecho para tener cantidad y así hacer algún bizcocho para la semana o para acompañar algún plato de carne, por ejemplo.

Compro una calabaza entera, la parto por la mitad, retiro las semillas con una cuchara y pongo las 2 mitades en una bandeja de horno forrada con papel de hornear, con la piel hacia arriba. Introduzco la bandeja en el horno, previamente precalentado a 180º y horneo durante 45 minutos aprox. o hasta que la pulpa esté blanda.

Sacamos del horno, dejamos que temple y retiramos la pulpa con ayuda de una cuchara. Se guarda en un tarro de cristal (cerramos cuando esté completamente fría) en el frigorífico y así ya la tenemos lista para utilizar cuando la necesitemos.

Para esta receta necesitamos 800 g de calabaza asada.

¡Espero que os guste!

 

Tarta de calabaza, con Thermomix

 

  • Ingredientes: (para 8-10 raciones)

– 800 g de calabaza asada (para esta cantidad, necesitaremos una calabaza de 1.200 g aprox.)

– 1 lámina de masa quebrada o masa brisa

– 200 g de azúcar moreno

– 50 g de leche

– 2 huevos L

– 20 g de pan rallado

– 30 g de harina de repostería

– 1 cucharadita de canela molida

– ¼ cucharadita de nuez moscada molida

– ¼ cucharadita de jengibre en polvo

– ¼ cucharadita de clavo molido

 

* Para cubrir la tarta:

– 500 g de nata para montar (con 35% m.g.), muy fría

– 70 g de azúcar glas

 

  • Preparación:

Precalentamos el horno a 180º. Forramos una bandeja de horno con papel de hornear. Reservamos.

Abrimos la calabaza por la mitad, retiramos las semillas con una cuchara y colocamos las 2 mitades en la bandeja de horno preparada, con la piel hacia arriba. Horneamos durante 45 minutos, a 180º.

Sacamos del horno, dejamos que temple y retiramos la pulpa asada con una cuchara, a un bol.

Subimos la temperatura del horno a 200º.

Ponemos en el vaso la pulpa de la calabaza asada, el azúcar moreno, la leche, los huevos, el pan rallado, la harina, la canela, la nuez moscada, el jengibre y el clavo molido. Programamos 1 minuto, a velocidad 5.

Extendemos la masa quebrada sobre la base de un molde desmoldable de 24 cm de diámetro, previamente engrasado con un poco de mantequilla y pinchamos tanto la base como los bordes con un tenedor. Vertemos el relleno sobre la masa, alisamos la superficie con una espátula y horneamos durante 50 minutos, a 200º.

Retiramos del horno y dejamos templar. Reservamos en el frigorífico durante un mínimo de 4 horas.

 

* Nata montada para cubrir la tarta:

Cuando la tarta esté fría, preparamos la nata montada y para ello, colocamos la mariposa en las cuchillas, echamos la nata (tiene que estar muy fría) y el azúcar glas en el vaso. Programamos a velocidad 4, sin programar tiempo, hasta que veamos por el bocal que la nata está montada.

Vertemos sobre la tarta y la extendemos con ayuda de una cuchara o de una espátula.

Partimos en porciones y servimos o reservamos en el frigorífico hasta el momento de servirla.

16 comentarios en «Tarta de calabaza»

  1. Tiene una pinta más que apetitosa, la verdad es que nunca he usado la calabaza más que para purés así que quizás es el momento de lanzarme a probar algo diferente y dulce, a ver que les parece a mis fieras jaja, besitos

    Responder

Deja un comentario