Tarta de fresas y mascarpone

Ayer fue el cumple de mi chico y, aunque a él le gusta mucho el «Tiramisú exprés«, preparé esta «Tarta de fresas y mascarpone» que también le encanta. La he hecho muchas veces (esta vez he aprovechado para cambiar las fotos que eran muy, muy malas, jajaja) y en cuanto empieza la temporada de fresas es la primera que hago. Además de rica, es fresca y nada pesada.

He utilizado un molde de 24 cm. de diámetro porque me gusta que quede bastante alta; en un molde de 26 cm. de diámetro queda un poco más baja pero con una buena altura. Lo que sí hago es hornear el bizcocho en un molde desmoldable de 26 cm. de diámetro y, como al enfriarse merma un poco, una vez esté completamente frío, lo paso a un molde desmoldable de 24-25 cm. de diámetro para que quede bien pegado a las paredes del molde.

En cuanto a la cobertura, utilizo mermelada de frambuesas pero también se puede hacer con mermelada de fresas, ¡cuestión de gustos! o de la que tengamos en la casa. ¡Ahhh!, se me olvidaba: os recomiendo hacerla de un día para otro para que tanto la crema como la cobertura esté perfectamente cuajadas y asentadas.

¡Espero que os guste!.

  • Ingredientes: (para 10-12 raciones)

* Para la base de bizcocho:

– 2 huevos

– 60 gr. de azúcar

– 60 gr. de harina de repostería

– 1 pellizco de sal

* Para la crema de fresas y mascarpone:

– 250 gr. de queso mascarpone

– 150 gr. de queso cremoso, tipo Philadelphia

– 500 gr. de nata para montar, con 35% m.g., muy fría

– 200 gr. de azúcar

– 500 gr. de fresas

– 8 hojas de gelatina

* Para la cobertura:

– 1 bote de mermelada de fresas o de frambuesas (350 gr.)

– 1 cucharada de agua (5 gr.)

– 4 hojas de gelatina

* Para decorar:

– 3 fresas

  • Preparación:

1.-  Base de bizcocho:

Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos un molde desmoldable de 26 cm. de diámetro con un poco de mantequilla en la base y hasta 2 cm. de alto en los laterales, para poder despegar bien el bizcocho. Reservamos.

Colocamos la mariposa en las cuchillas y echamos los huevos y el azúcar. Programamos 5 minutos, temperatura 37º y velocidad 4. Seguidamente, volvemos a programar otros 5 minutos, a velocidad 4, sin temperatura.

Añadimos la harina y un pellizco de sal. Mezclamos durante 8 segundos, a velocidad 2½. Retiramos la mariposa de las cuchillas y terminamos de mezclarlo con la espátula, mediante movimientos envolventes.

Vertemos esta mezcla en el molde preparado y con la espátula repartimos la masa por toda la base del molde. Horneamos durante 15 minutos, a 180º.

Mientras, lavamos y secamos el vaso, la tapa y la mariposa.

Sacamos del horno y dejamos que enfríe. El bizcocho mermará un poco y por eso, una vez esté completamente frío, desmoldamos y lo ponemos dentro de un molde un poco más pequeño (de 24-25 cm. de diámetro) para que quede bien pegado a las paredes del molde. Reservamos.

2.-  Crema de fresas y mascarpone:

En un bol con agua fría, ponemos a hidratar 8 hojas de gelatina.

Colocamos la mariposa en las cuchillas y echamos la nata, el queso mascarpone, el queso cremoso y el azúcar. Programamos a velocidad 3½, sin tiempo, hasta que por el bocal veamos que está montado o semi-montado (no hace falta que quede demasiado consistente porque después hay que mezclarlo con la salsa de fresas).

Reservamos en un bol grande.

Quitamos la mariposa de las cuchillas y echamos las fresas (previamente las lavamos, quitamos las hojas y secamos con papel de cocina). Trituramos durante 20 segundos, a velocidad progresiva 5-7-9. Seguidamente, programamos 4 minutos, temperatura 50º y velocidad 1.

Añadimos las hojas de gelatina hidratadas y bien escurridas. Mezclamos durante 30 segundos, a velocidad 3½.

Dejamos que enfríe un poco, sin que llegue a cuajar, para que al mezclarlo con la nata y quesos montados, éstos no se bajen.

Cuando ya esté casi fría la salsa de fresas, lo añadimos al bol con la nata y los quesos y mezclamos con la espátula mediante movimientos envolventes, hasta que todo esté perfectamente integrado.

Vertemos esta crema sobre la base de bizcocho y reservamos en el frigorífico hasta que cuaje, un mínimo de 5 horas (yo lo dejo de un día para otro).

3.-  Cobertura:

Antes de empezar, tenemos que comprobar que la crema de fresas y quesos está perfectamente cuaja. Si es así, comenzamos con la cobertura:

En un bol con agua fría ponemos a hidratar 4 hojas de gelatina.

En el vaso, echamos la mermelada y una cucharada de agua. Programamos 4 minutos, temperatura 100º y velocidad 3.

Añadimos las hojas de gelatina hidratadas y bien escurridas, alrededor de las cuchillas. Mezclamos durante 30 segundos, a velocidad 3½.

Con mucho cuidado y con ayuda de una cuchara, vertemos esta mezcla sobre la crema de fresas y quesos.

Reservamos en el frigorífico hasta que cuaje.

4.- Decoración:

Simplemente con 2 o 3 fresas en un lateral o en el centro, queda perfecta.

Tarta de fresas y mascarpone - MisThermorecetas

113 comentarios en «Tarta de fresas y mascarpone»

  1. Buenas noches Elena,
    Quiero hacer esta tarta este fin de semana para el cumpleaños de mi hermano pero tengo una duda con el molde.
    Tengo desmontables de metal, estos van bien o mejor me compro uno de silicona?
    Es que como la textura es tipo mouse, por lo que aprecio en la foto, no se si será difícil despegar lo de las paredes de molde de acero.
    A ver si me quitas esa duda.
    Muchas gracias por todas tus recetas, soy una fiel seguidora tuya!!!

    Responder
  2. Hoy hemos vuelto a comer esta tarta, no me canso de hacerla, queda preciosa y esta absolutamente deliciosa. Mil gracias por todas tus recetas!!!

    Responder
  3. Buenas noches
    Hice la tarta el Domingo, para mi hermana. Quedó preciosa y buenísima!
    Lo único que no me gustó, es que la base, se separaba del resto.
    Mil gracias por tus recetas, son un éxito seguro.
    Un saludo

    Responder
  4. Hice la tarta pero la gelatina no se disuelve bien en la salsa de fresas. Estaba bien hidratada y escurrida. Asi que te encuentras con trocitos dispersos de gelatina en la crema de mascarpone y tambien hace que no tenga suficiente consistencia. Creo que disuelta previamente y luego echarla en la salsa de fresas evitaria el problema..

    Responder

Deja un comentario