Roscón de Reyes relleno de crema de chocolate con leche


¡Comenzamos con la semana de los Roscones de Reyes! Estos son mis días favoritos porque es el dulce de Navidad que más me gusta y, como estoy de vacaciones, aprovecho para hacer unos cuantos.

¡Nos encantan! y la verdad es que, de vez en cuando, alguno hago durante el resto del año, jejeje.

Este año lo comenzamos con este Roscón de Reyes relleno de crema de chocolate con leche. Es una crema suave y con la cobertura de chocolate hace que esté buenísimo, perfecto para un buen desayuno o merienda, propio de estos días.

¡Espero que os guste!

Roscón de Reyes relleno de crema de chocolate con leche

 

Roscón de Reyes relleno de crema de chocolate con leche

 

  • Ingredientes: (para un roscón de 1 Kg aprox.)

* Para la crema de chocolate con leche

– 340 g de chocolate con leche para postres (por ej. Nestlé Postres®)

– 500 g de nata para montar (con 35% m.g.)

– 50 g de azúcar

 

* Para la masa madre:

– 80 g de leche

– 10 g de levadura fresca de panadería

– 1 cucharadita de azúcar

– 130 g de harina de fuerza

 

* Para la masa:

– 120 g de azúcar

– la piel de ½ limón y la piel de ½ naranja, sin nada de parte blanca

– 60 g de leche

– 70 g de mantequilla, a temperatura ambiente

– 2 huevos

– 20 g de levadura fresca de panadería

– 30 g de agua de azahar

– 450 g de harina de fuerza

– 1 pellizco de sal

 

* Para la decoración:

– 1 huevo batido

– 150 g de chocolate negro para postres

– 20 g de mantequilla

– 25 g de chocolate blanco

– fideos y bolitas de chocolate

 

  • Preparación:

1.- Crema de chocolate con leche

En un bol grande, ponemos la nata y el azúcar y lo calentamos en el microondas hasta que esté muy caliente, sin que llegue a hervir (aprox. 3 minutos, a 800 w. si la nata está fría). Removemos un poco con unas varillas para que se disuelva el azúcar.

Añadimos el chocolate en trozos pequeños y removemos con unas varillas hasta que esté completamente fundido, formando una crema fina. Dejamos que enfríe, tapamos con film transparente y reservamos en el frigorífico durante 10-12 horas.

 

2.-  Masa madre:

Echamos todos los ingredientes de la masa madre en el vaso y programamos 15 segundos, a velocidad 4.

Retiramos del vaso y formamos una bola. La introducimos en un bol con agua templada (el agua tiene que cubrir la bola completamente).

La masa estará lista cuando doble su volumen y flote en el agua (15 minutos aprox.).

 

3.- Masa:

Ponemos en el vaso el azúcar, la piel de limón y la piel de naranja. Trituramos durante 20 segundos, a velocidad progresiva 5-7-10. Con las espátula, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y tapa del vaso hacia las cuchillas y volvemos a programar otros 20 segundos, a velocidad 5-7-10. De nuevo, con la espátula, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y tapa del vaso hacia las cuchillas (si se ha quedado algo pegado al fondo, lo levantamos con la espátula). Si vemos que todavía quedan trozos de piel de limón o naranja, repetimos este proceso las veces que sean necesarias hasta que todo esté triturado.

Añadimos todos los ingredientes de la masa y, por último, la bola de masa madre (tiene que ser en este orden). Programamos 30 segundos, a velocidad 6.

Seguidamente, programamos 6 minutos, función amasado (espiga), para que se amase bien.

Dejamos que repose dentro del vaso hasta que la masa doble su volumen (hasta que toque la tapa del vaso o se salga por el bocal). Yo tapo el vaso con una manta para que leve mejor. El tiempo que tarda depende de la temperatura ambiente y suele ser entre 1 hora y media y 2 horas, pero si no tenéis prisa os recomiendo dejarlo 3 o 4 horas, quedará mucho más esponjoso.

Retiramos la masa del vaso y la ponemos sobre una superficie enharinada. La amasamos un poquito para desgasificarla, damos forma de bola y la alisamos con las manos.

En una bandeja de horno, colocamos papel vegetal o una lámina de silicona (silpat). Ponemos la masa encima y con los dedos abrimos un agujero en el centro (vamos abriéndolo poco a poco para hacerlo bastante grande). Tiene que quedar una corona de unos 35 cm de diámetro con un gran agujero en el centro porque ahora, tiene que volver a levar y si es pequeño la masa se unirá. Es más fácil hacerlo si cogemos la masa con las manos y la vamos girando de modo que se va abriendo y vamos dejándola con el mismo grosor por todo el roscón.

¡Importante!: metemos la sorpresa entre la masa.

Lo colocamos en la bandeja, sobre el papel y metemos al horno apagado para que doble su volumen. Dentro del horno no hay corrientes y así levará mejor, tardará más o menos 2 horas. Yo precaliento el horno a 50º durante 10 minutos, lo apago y meto la bandeja con la masa.

Lavamos y secamos el vaso.

Sacamos la masa del horno y precalentamos el horno a 200º.

Mientras se precalienta el horno, pincelamos el roscón con huevo batido, muy suavemente.

Horneamos durante 5 minutos, a 200º. Bajamos la temperatura a 180º y horneamos durante 15-20 minutos más. Si vemos que se está tostando mucho, colocamos papel de aluminio por encima.

Sacamos del horno y dejamos que enfríe sobre una rejilla.

 

4.- Montar la crema de chocolate con leche:

Colocamos la mariposa en las cuchillas y ponemos la crema de chocolate con leche que tenemos reservada en el frigorífico. Programamos a velocidad 4, hasta que veamos por el bocal que está montada.

Retiramos la mariposa de las cuchillas y vertemos esta crema en una manga pastelera con boquilla rizada.

 

5.- Montaje y decoración:

Abrimos el roscón por la mitad, transversalmente. Ponemos la crema de chocolate con leche sobre la mitad inferior y colocamos la parte superior del roscón.

En un bol, ponemos el chocolate negro en trozos pequeños y lo introducimos en el microondas. Programamos 1 minuto y 30 segundos, a 800 w. Removemos con una espátula y añadimos la mantequilla. Volvemos a introducir en el microondas y programamos 30 segundos, a 800 w. Mezclamos nuevamente con la espátula hasta obtener una crema. Si el chocolate no se funde, calentamos en el microondas de pocos en pocos segundos, a la misma potencia, y removemos hasta que consigamos la crema.

Vertemos sobre el roscón y extendemos con la espátula.

Ponemos el chocolate blanco en trozos pequeños en otro bol y lo calentamos en el microondas durante 30 segundos, a 800 w. Removemos con la espátula y si es necesario calentamos durante unos segundos más, a la misma potencia, hasta que consigamos que el chocolate se funda. Removemos y con una cuchara pequeña vamos haciendo tiras sobre el chocolate negro.

Decoramos con bolitas y fideos de chocolate.

Reservamos en el frigorífico hasta que la cobertura se endurezca.

Partimos en porciones y servimos.

Deja un comentario