Pan de centeno (en Pirex)

Ya os he comentado que me encanta desayunar pan casero con mantequilla y mermelada casera (la última que he hecho es «mermelada de manzana a la sidra«). Hace tiempo que había comprado la harina integral de centeno en una herboristería que tengo cerca del trabajo, pero no ha sido hasta después de las fiestas de Navidad cuando la he utilizado para hacer este pan.

Ahora toca cuidarse un poco e intentar eliminar los excesos que hemos cometido durante estas fiestas pasadas y este pan es perfecto porque es sano e integral.

Al igual que el «pan milagro«, también se hace en el molde de Pirex aunque éste se hace al revés, es decir, sobre la tapa del molde, como podéis ver en la foto de abajo.

Al ser integral no leva mucho y queda compacto, perfecto para unas ricas tostadas, aunque a veces, según lo hago, mis niñas se comen casi la mitad. Recién hecho está muy crujiente con una miga muy rica y nos lo comemos cuando aún está un poco caliente.

¡Animaros a probarlo!.

 

  • Ingredientes:

– 300 gr. de agua

– 1 cucharadita de sal

– 20 gr. de azúcar

– 20 gr. de levadura fresca de panadería

– 300 gr. de harina integral de centeno

– 200 gr. de harina integral

– un chorrito de aceite de oliva, para untar el molde

 

  • Preparación:

En el vaso de la Thermomix, echamos el agua, la cucharadita de sal y el azúcar. Programamos 2 minutos, temperatura 37º y velocidad 1.

Añadimos la levadura y mezclamos durante 15 segundos, a velocidad 4.

Incorporamos la harina integral de centeno y la harina integral. Programamos 4 minutos, vaso cerrado y velocidad espiga.

Engrasamos un molde de Pirex con un poco de aceite de oliva, tanto en la tapa como en la base.

Con las manos engrasadas con un poco de aceite damos forma de bola a la masa y la colocamos en la tapa del molde. La bola no tiene que cubrir la base, ya que al levar se extenderá y ocupará toda la base del molde. Espolvoreamos un poco de harina de centeno por encima y hacemos unos cortes con un cuchillo para darle forma de pan. Tapamos con la base del molde.

Lo metemos dentro del horno apagado y dejamos que doble su volumen (1 hora aprox.).

Sin sacar el molde (no hay que precalentar el horno), encendemos el horno y lo ponemos a 200º. Horneamos el pan durante 55-60 minutos, a 210º.

Comparte ahora en ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

58 Comentarios

Deja un Comentario