Albóndigas de merluza en salsa de vino blanco

Hacía bastante tiempo que no preparaba estas albóndigas y estos días que estoy de vacaciones y tengo más tiempo para la cocina, las he hecho.

¡Qué ricas están!, podemos acompañarlas de ensalada, patatas fritas, arroz blanco o pasta. Ayer las puse como plato único con espaguetis (una vez cocidos y escurridos, les echo un chorrito de aceite de oliva y espolvoreo un poco de perejil picado) y a mis niñas las encantó.

¡Espero que os gusten!.

 

  • Ingredientes: (para 4 raciones)

* Para las albóndigas de merluza:

– 60 gr. de cebolla partida en trozos grandes

– 25 gr. de aceite de oliva virgen extra

– 300 gr. de merluza sin piel ni espinas y partida en trozos

– 1 diente de ajo picado

– 1 ramita de perejil (sólo las hojas)

– 100 gr. de pan mojado en leche y escurrido (3 y ½ rebanadas de pan de molde sin corteza)

– 1 huevo

– 20 gr. de vino blanco

– sal y pimienta

– 50-80 gr. de pan rallado (opcional)

– harina para rebozar

– aceite de oliva para freir las albóndigas

* Para la salsa de vino blanco:

– 2 dientes de ajo

– 2 ramitas de perejil (sólo las hojas)

– 1 guindilla seca (opcional)

– 100 gr. de cebolla partida en cuartos

– 50 gr. de aceite de oliva virgen extra

– 40 gr. de harina

– 80 gr. de vino blanco

– 520-550 gr. de caldo de pescado (o 550 gr. de agua y 1 pastilla de caldo de pescado o de caldo de verduras)

 

  • Preparación:

1.-  Albóndigas de merluza:

En el vaso de la Thermomix, ponemos la cebolla partida en trozos grandes y programamos 8 segundos, a velocidad 4. Con la espátula, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso hacia las cuchillas. Si han quedado trozos grandes, volvemos programar otros 4 segundos, a velocidad 4. De nuevo, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso hacia las cuchillas, con la espátula.

Añadimos el aceite y programamos 8 minutos, temperatura 100º y velocidad 1.

Dejamos templar unos minutos, añadimos los trozos de merluza, el ajo picado, el perejil (sólo las hojas) y programamos 1 minuto, a velocidad 3. Con la espátula, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso hacia las cuchillas. Si quedan trozos muy grandes, volvemos a programar otros 30 segundos, a velocidad 3.

Colocamos la mariposa en las cuchillas, añadimos el pan remojado en leche y bien escurrido, el huevo, el vino blanco, un poco sal y pimienta. Programamos 3 minutos, a velocidad 2. La pasta resultante tiene que quedar blanda, pero firme, para formar las albóndigas. Si queda muy blanda, hay que añadir pan rallado y mezclamos durante 20 segundos, a velocidad 3. Si queda muy espesa, hay que añadir un poco de leche y mezclar durante unos segundos, a la misma velocidad. En mi caso, siempre me queda muy blanda y añado 80 gr. de pan rallado para que quede en su punto.

Con una cuchara, cogemos porciones de masa, las pasamos por harina, formamos las albóndigas y las freímos en abundante aceite de oliva (no hay que ponerlo a fuego muy fuerte porque enseguida se tuesta la harina).

Las colocamos en el recipiente varoma, tapamos y reservamos.

 

2.-  Salsa de vino blanco:

Sin lavar el vaso, ponemos los ajos, las hojas de perejil, la guindilla (opcional) y la cebolla. Programamos 6 segundos, a velocidad 4. Con la espátula, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso hacia las cuchillas. Si han quedado trozos grandes, volvemos a programar otros 4 segundos, a velocidad 4. Volvemos a bajar los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa hacia las cuchillas, con la espátula.

Añadimos el aceite, colocamos el recipiente varoma en su posición y programamos 10 minutos, temperatura 100º y velocidad cuchara.

Retiramos el varoma y por el bocal añadimos la harina, el vino blanco y el caldo (o el agua y la pastilla de caldo). Programamos 10 minutos, temperatura 100º y velocidad 2.

Si la salsa ha quedado muy espesa, añadimos 80-100 gr. más de agua y programamos otros 2 minutos, a la misma temperatura y velocidad. Si por el contrario, ha quedado demasiado líquida, añadimos ½ cucharadita de harina fina de maiz (Maizena) diluida en un poco de agua fría y programamos otros 2 minutos, a la misma temperatura y velocidad.

Comprobamos el punto de sal y si es necesario añadimos un poco y mezclamos durante 20 segundos, a velocidad 2.

En una cazuela o bol grande, echamos las albóndigas y la salsa. Mezclamos suavemente y servimos inmediatamente.

Podemos acompañarlas con patatas fritas, arroz blanco, pasta o ensalada.

90 comentarios en «Albóndigas de merluza en salsa de vino blanco»

  1. Buenos días Elena,
    Voy a probar tu deliciosa receta.
    Mi pregunta es si en vez de freír las albóndigas, las puedo hacer en el horno, como hago las de la receta de » albóndigas de carne con salsa española»
    Un abrazo,
    Gracias!

    Responder
  2. Mil gracias Elena. Muy ricas. Ya las he hecho varias veces, geniales para quién no sea muy amante del pescado. En cuanto a la salsa, echo mucha menos agua, como 350 gramos y me queda bien de consistencia y cantidad de sobra. Esta última vez he usado un paquete de 400 gramos de lomos de merluza congelada que descongelé en el microondas y han quedado muy bien. Por si a alguien le sirve,

    Responder

Deja un comentario